Luar

Te vas

y al no volver

pasan soles al olvido.

Debo entender

que tus ojos ven los míos.

Te quiero tocar yendo más allá.

Cómo nos pesa tu andar

y tu nueva forma de hablar Como pez que vuelve al mar sales de ti, y a volar.

Estás bajo mi piel

en el jardín de lo querido.

Te sigo y le pido al laurel que te abrigue si hace frío.

Te puedo tocar yendo más allá.