Tres Lágrimas

Nunca pude imaginar lo que me iba a costar una lágrima.
Y le escribo al porvenir pa’ que me deje huir por caridad.

Todo el mal que yo sentí me hizo bola aquí,
en el pecho.
Sin poder dejar pasar aire pa’ respirar.

Y el dolor que ya
no me deja dormir,
se ensancha al vivir, al hablar. Y brinda con vino al oir
que el mal para partir
quiere tiempo y na más.

Y lloré pa disputare al tiempo, que tres lágrimas pueden más que cualquier reloj.

Y que son la voz
que invoca el deshielo, y que me quita el velo y me funde el armazón.